Patties de maíz

IMG_20130703_162517

Ingredientes
(salen alrededor de 15 patties)

  • 1 bote de maíz.
  • 1 patata.
  • 1 calabacín.
  • 2 dientes de ajo (o 2 puñados de cebolla seca).
  • 2 cucharaditas de sal.
  • 1/2 taza de pan rallado.
  • 1 cucharada de aceite de oliva (para la masa)
  • aceite de oliva para freír.

Elaboración

1. Rallamos la patata y el calabacín y los mezclamos en un bol grande.

2. Añadimos los dientes de ajo picados en trozos muy pequeños o los puñados de cebolla seca (de las dos maneras está rico), el maíz, la sal, el pan rallado y la cucharada de aceite de oliva.

3. Mezclamos bien los ingredientes con las manos hasta que quede una masa compacta.

4. Preparamos bolas de masa de pattie (obtendremos aproximadamente de 12 a 18 patties, dependiendo del tamaño que las hagamos ).

5. En una sartén con aceite freímos las patties de tres en tres con cuidado de no romperlas.

6. Cuando veamos que están doradas, las sacamos y colocamos en un plato con una servilleta para que absorba el exceso de aceite. Servimos calientes, si queremos acompañadas de mayonesa o salsa barbacoa veganas.

Comentarios adicionales

Esta receta pertenece al libro Delicias veganas de Toni Rodríguez, uno de los pocos libros (si no es el único) de recetas veganas variadas en español. ¡Os lo recomiendo!

El autor incluye también 1/2 de aceite de sésamo para la masa de pattie; yo no lo he incluido porque en todas las veces que he hecho esa receta receta nunca he tenido aceite de sésamo a mano. Si lo tenéis cuando vayáis a hacer estas patties, animaos a utilizarlo que seguro que todavía está más bueno 🙂

Anuncios

Tarta fría de yogur

IMG_20130706_002633

Ingredientes
(para unas 8 raciones)

  • 5 yogures de soja.
  • 1 vaso de leche vegetal.
  • 1 cucharada rasa de agar agar en polvo.
  • 10 galletas hojaldradas o gruesas.
  • 50 gr de margarina.
  • mermelada para la cobertura.

Elaboración

1. Desmigaja las galletas (por ejemplo con un mortero o un rodillo).

2. Funde la margarina, añádela a las migas y mezcla bien.

3. Coloca esta mezcla en el fondo de un molde, aplastando para que quede uniforme y con igual grosor.

4. Lleva a ebullición el vaso de leche vegetal junto con la cucharada de agar agar y deja hervir un par de minutos a fuego medio.

5. Vierte los yogures y mezcla hasta que obtengas una crema uniforme. Después, vierte esta mezcla sobre la base de galletas del molde y deja refrigerar 30-45 minutos.

6. Pasado el tiempo en el que se haya cuajado la tarta, ya puedes echar la mermelada sobre la tarta y distribuirla de manera uniforme. Refrigera de nuevo un par de horas y sirve fría.

Comentarios adicionales

Esta receta la descubrí aquí. En la receta original se echan tres cucharadas de limón en el momento en el que se echan los yogures, pero yo prefiero omitir este ingrediente.

No he echado ningún endulzante porque los yogures que utilicé eran azucarados (además del dulzor que aporta la cobertura de mermelada). Es una tarta con un sabor muy suave, nada empachoso.

Queda muy bien con cualquier mermelada, pero sobre todo con una de frutas rojas (fresa, frambuesa…) como se recomienda en la receta original.

Puedes espolvorear coco rallado por encima, o cocer la mermelada con agar agar para que quede cuajada.

Tortilla francesa vegana

Imagen

 

Esta estupenda receta pertenece al blog Tot Vegan. Yo sólo me he limitado a duplicar las cantidades, añadir más nata vegetal en lugar de tahini y adaptarla a mi gusto.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de harina de garbanzo.
  • 1 cucharada de maicena (harina de maíz).
  • ocho cucharadas de agua.
  • vinagre de manzana.
  • tres cucharadas de nata de soja.
  • ajo, perejil y pimienta al gusto.
  • sal negra o Kala Namak (opcional)
  • un poco azafrán para darle color (opcional, también puedes utilizar cúrcuma).
  • aceite de oliva.

Elaboración

1. Mezclar bien las dos harinas con el agua y echar un chorrito de vinagre de manzana (esto es sólo para eliminar el sabor de la harina de garbanzos). Añadir a esta mezcla la nata y el resto de ingredientes, integrándolos bien.

2. Echar en una sartén un chorrito de aceite de oliva y hacer nuestra tortilla.

 

Más cosas…

Prefiero echar un poco de azafrán antes que cúrcuma, ya que el sabor de ésta última es en mi opinión intenso para esta tortilla. Aunque si echas poca cúrcuma apenas se notará su sabor, pero la tortilla tendrá un color menos anaranjado.

El uso de sal negra o sal Kala Namak en esta receta es ideal, pues aporta ese sabor característico del huevo, aunque puede ser que te sea difícil encontrarla. De todas maneras esta tortilla está rica sin esta sal.

Puedes acompañar esta tortilla con una ensalada de lentejas y hortalizas (zanahoria, pimiento, etc.), por ejemplo.

 

Flor de ensaladilla rusa

 

Image

Ingredientes

  • 4 patatas cocidas
  • mayonesa vegana
  • zanahoria, pepinillos, aceitunas (cantidades al gusto)
  • tomates cherry
  • ketchup
  • semillas de sésamo
  • patatas fritas lisas
  • hojas de lechuga, espinaca… las que prefieras.

Elaboración

1. Una vez cocidas las patatas, las colocamos en un bol y las aplastamos. A continuación vamos echando la mayonesa vegana (comprada o hecha en casa) hasta que obtengamos la consistencia deseada. Añadimos la zanahoria troceada, los pepinillos troceados y las aceitunas partidas en rodajas (también podemos comprar un tarro de variantes si lo preferimos).

2. Una vez hayamos mezclado todos estos ingredientes, pasamos la mezcla a un plato formando una bola en el centro.

3. Cuando esté formada la bola, añadimos más mayonesa por encima de manera que esta bola quede cubierta y uniforme. Preparamos una salsa mezclando un poco de ketchup y mayonesa, la colocamos en una manga pastelera y formamos una rejilla de forma que queden unos cuadraditos. Partimos los tomates cherry y aceitunas por la mitad y vamos colocando una mitad en cada cuadradito. Espolvoreamos con semillas de sésamo y zanahoria rallada.

4. Finalmente colocamos alrededor de la bola (lo que sería el centro de la flor…) unas cuantas hojas de lechuga o similar y encima de ellas colocamos las patatas fritas lisas. ¡Y ya tenemos nuestra flor de ensaladilla rusa! 🙂

Y si la flor no te convence, puedes hacer una tapa de ensaladilla rusa vegana 🙂 Para hacer estas tapitas sigue el paso 1. Después, tendrás que coger con una cuchara porciones de ensaladilla rusa, depositarlas en moldes o tuppers de tamaño reducido y refrigerar un par de horas para que coja la forma.

Panecillos de remolacha

IMG_20130809_181100

Ingredientes

  • 500g de harina de fuerza
  • 2 remolachas cocidas y trituradas
  • 300 ml de agua
  • 25 g de levadura fresca de panadería
  • 1 cucharadita y media de sal
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • una pizca de pimienta negra
  • 50 g de margarina a temperatura ambiente

Elaboración

1. Mezclamos en un bol grande la harina, la levadura, el azúcar, la sal y la pimienta, removiendo bien para que los ingredientes queden integrados.

2. Añadimos la remolacha y el agua y mezclamos. Añadimos la margarina y volvemos a  mezclar.

3. Preparamos la superficie, engrasándola lo suficiente como para que no se pegue la masa cuando estemos trabajándola. También nos engrasamos las manos con aceite de oliva.

4. Amasamos unos 10 minutos, hasta que veamos que la masa queda elástica.

5. Preparamos un bol enharinado donde dejamos reposar la bola de masa tapada con un paño. La dejaremos reposar como mínimo dos horas.

6. Tras pasar el tiempo suficiente, veremos que la masa ha triplicado su tamaño. Es entonces cuando la sacamos del bol y la colocamos en una superficie engrasada para aplastarla con cuidado y así desgasificarla.

7. Ahora ya sólo nos queda dividir la masa en las porciones que queramos. Mientras el horno se precalienta a 200 º C dejamos reposar las porciones 15-30 minutos. Pasado este tiempo, horneamos los panecitos unos 15 minutos.

8. Dejamos enfriar, preparamos al gusto ¡y a comer!

Más cosas…

Esta receta la he descubierto gracias a esta web de recetas. Como veréis, no es una página vegetariana, pero tiene varias recetas chulas que creo que se podrían veganizar con buen resultado. He hecho variaciones en las cantidades empleadas, así como sustituir la mantequilla por margarina (que por cierto, si podéis conseguirla no hidrogenada, pues mucho mejor. Yo he utilizado Pure Sunflower).

Con estas cantidades han salido unos 16 panecillos de tamaño pequeño-mediano.

Esta vez no he triturado demasiado la remolacha, por lo que la masa resultante era grumosa y el pan ha quedado con trocitos y con un color rosa poco intenso. Si quieres que tus panecillos queden con un color rosa intenso procura triturar bien la remolacha o añadir más. Si compras la remolacha cocida, aprovecha también el caldo que viene dentro del envase.

Para decorar los panecillos, antes de hornearlos puedes colocar semillas encima de ellos (de sésamo, pipas de calabaza, etc.) o, como recomienda la autora de ese blog, colocando una plantilla sobre cada pan y espolvoreando harina con un colador.