Macarrones guisados con seitán

Cuando era pequeña mi madre solía hacer unos macarrones guisados con carne. Era uno de mis platos favoritos. Estaban riquísimos, sobre todo si habían estado mucho rato guisándose, de manera que quedaban muy aplastados, casi deshechos. Había veces que sobraban y me los comía al día siguiente, y me parecía que estaban casi más buenos todavía.

Cuando dejé de comer carne olvidé por completo este plato, sin pararme a pensar que, como en otras tantas recetas, podía hacerlo perfectamente sin necesidad de carne. La verdad es que este es uno de esos platos sencillos que está igual de rico simplemente con el sabor del tomate, la cebolla y el laurel…  Por ello muchas veces cuando no tengo seitán a mano lo hago sin él.

En esta receta (como casi en todas las de pasta) utilizo el método del ojímetro, por ello no pongo cantidades precisas.

IMG_2289

Ingredientes

  • macarrones
  • 1 cebolla
  • tomate triturado
  • aceite de oliva
  • seitán troceado
  • hojas de laurel
  • agua

Elaboración

Picamos finamente una cebolla. La sofreímos en aceite de oliva durante unos minutos en una olla algo honda y a continuación añadimos el seitán troceado. Cuando éste haya cogido algo de color, añadimos el tomate triturado. A continuación vamos vertiendo agua y cuando hierva añadimos los macarrones y unas dos o tres hojas de laurel. Vamos vigilando y removiendo de vez en cuando para evitar que se queden pegados los macarrones.  Servimos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s