Cuscús con verduras

Después de un tiempecillo sin poner recetas, vuelvo con…

¡El cuscús!

El plato favorito de Lisa Simpson 😛  (Fuente: nohomers.net)

Esta receta de cuscús es, por así decir, bastante flexible, ya que se pueden combinar las verduras y especias que uno quiera y, en definitiva, añadir lo que a uno le parezca más apetecible o lo que tenga más a mano (si por ejemplo tienes medio pimiento en la nevera muerto del asco y no sabes qué hacer con él, este es un plato ideal XD). Y se podría servir frío tipo ensalada tabbouleh o caliente como en mi caso (a mí me resulta más sabroso así).

1p

Ingredientes (para dos raciones aprox.)

Tiempo total de elaboración, aprox.: 50 min

  • 1 vaso de sémola de trigo
  • 3 tomates maduros para rallar
  • 2 cdas aceite de oliva
  • 100 g de garbanzos
  • 1 zanahoria
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 patata pequeña
  • 1/2 cebolla
  • 1/2 diente de ajo
  • seitán troceado (opcional)
  • caldo vegetal
  • 1/2 cdta rasa de cúrcuma
  • 1/2 cdta rasa de jengibre en polvo
  • sal o salsa de soja (opcional)

Elaboración

En primer lugar comenzamos a cortar todas las verduras para tenerlas preparadas. La patata, la zanahoria y el pimiento los cortaremos en trozos cuanto más pequeños mejor, y también poco gruesos, para que se cocinen más rápido. La cebolla y el ajo se picarán muy fino.

Mientras acabamos de cortar las verduras, podemos ir poniendo a calentar el aceite en una sartén (que sea más bien grande). Cuando esté caliente vamos echando las verduras, y las dejaremos sofreír varios minutos a fuego medio, vigilando y removiendo para que no se peguen. Primero se echarán las más duras, las que tardan más en hacerse; en este orden: primero patata y zanahoria, después pimiento y cebolla.

A los dos minutos o así podemos añadir el ajo picado (importante que no se queme, porque si no te amargará el plato y a ti también :(). Y a continuación incorporamos el seitán (en caso de que se utilice) y dejamos que se vaya dorando. También echamos los garbanzos y los tomates que previamente habremos pelado y rallado. Removemos y añadimos la cúrcuma y el jengibre (y una pizca de sal o un chorrito de salsa de soja, si se quiere).

Finalmente, añadimos el caldo vegetal (si se usa pastilla, añadir previamente el agua que corresponda) en la sartén y, cuando hierva, añadimos la sémola y dejamos que se cocine hasta que se reduzca el caldo (unos 30 minutos aproximadamente). ¡Listo! ^^’

Bon appétit!

2p

Espinacas con garbanzos y tomate

Ingredientes:

  • Un manojo de espinacas
  • Garbanzos
  • Tomates pelados y troceados
  • Ajo picado
  • Cebolla
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta + especias que uno desee
  • Pimiento rojo o verde

Preparación:

En primer lugar lavamos las espinacas y las ponemos a hervir en agua con un poquito de sal. Mientras, ponemos a hervir también los garbanzos que habrán estado en remojo durante toda la noche. (Lo anterior no se aplica si los garbanzos y/o espinacas son de bote…)

Ponemos aceite de oliva en una sartén y sofreímos el ajo picado, la cebolla y el pimiento (aunque yo en esta receta no lo suelo utilizar y me parece igual de rica). A continuación añadimos los tomates previamente pelados y troceados, y después echamos las espinacas y los garbanzos. Cuando esté todo, salpimentamos y, si queremos, añadimos las especias que nos gusten (pimentón dulce, comino…); tapamos la sartén y ponemos a fuego lento. Cuando veamos que se ha consumido el caldo retiramos del fuego y servimos.

Esta receta la descubrí gracias al blog El delantal verde. Un must para los amantes de los garbanzos.

 

Garbanzos con espinacas y tomate

 

Chana masala

Este es uno de mis platos favoritos, pues desde que lo probé por primera vez hace meses creo que casi nunca pasa una semana sin que lo coma. Se llama Chana masala y es un plato típico de la India. Hay variaciones en la forma de prepararlo. A mí personalmente me gusta más bien seco, sin caldo; y que destaque sobre todo el sabor del jengibre.

Chana masala

Ingredientes para unas dos personas

  • 250 g de garbanzos cocidos
  • 1 cebolla mediana
  • 2 o 3 tomates, sin piel y más bien maduros.
  • 1 cda rasa de garam masala
  • 3 cdtas de jengibre molido
  • 1 cdta de cúrcuma
  • cilantro picado
  • 1 cda de zumo de limón
  • una pizca de sal
  • cayena (opcional)

Preparación

1. Pelamos y cortamos la cebolla en trozos pequeños. Ponemos aceite de oliva en una sartén y la sofreímos. Mientras, pelamos y troceamos los tomates.

2. Cuando la cebolla esté dorada añadimos los garbanzos y los trozos de tomate y mezclamos. A continuación añadimos las especias: garam masala, jengibre, cúrcuma (y cayena si queremos). Removemos muy bien.

3. Finalmente añadimos el zumo de limón, la pizca de sal y el cilantro y volvemos a remover todo. Dejamos unos 10 minutos a fuego medio-lento, vigilando que no se queme. Servimos caliente.

Comentarios

Podemos servirlo acompañado de arroz, cous cous, etc. La cantidad de especias es variable, ya que depende sobre todo del gusto de cada uno.

Ensalada de quinoa y granada

A pesar de que la quinoa es un alimento muy completo, apenas la cocino porque no me entusiasma mucho su sabor. Supongo que es cosa de ir probando recetas. Aunque con toda la problemática que hay en torno a su cultivo (como con tantos otros alimentos, para qué engañarnos), creo que no va a ser un alimento que esté presente a menudo en mi despensa.

Es importante enjuagarla muy bien antes de cocerla, pues si no se hace no se elimina un componente químico o algo así (no lo recuerdo bien) que hace que esté amarga. Muy amarga. La primera vez que la cociné no lo sabía y tuve que tirar casi todo el plato. Las siguientes y pocas veces que la he cocinado la he enjuagado bien y no ha salido amarga.

Uno de los platos que probé hace un tiempo con quinoa y que me gustó lo descubrí en esta web, una ensalada de quinoa y granada a la que yo decidí hacer alguna que otra modificación a mi gusto, como por ejemplo añadir garbanzos.

Es una receta fácil de preparar y que en menor cantidad (pues con esos ingredientes sale un buen plato) está bien como acompañamiento de otro plato.

Ingredientes

  • 2 tazas de quinoa bien enjuagada y escurrida.
  • 4 tazas de agua.
  • 1 taza de garbanzos cocidos y escurridos, o más si se prefiere.
  • 1 taza de semillas de granada.
  • 1 taza de cebolla roja picada.
  • 1 taza de tomate troceado.
  • 1 taza de pimiento en cubitos.
  • 1 taza de pepino en cubitos.
  • 1/2 taza de zanahorias en juliana.
  • perejil picado.
  • aceite de oliva.
  • zumo de limón.

IMG_20130705_171302

La foto no se aprecia bien ya que la hice muy rápido y con una cámara patatera… 

Preparación

En una sartén con aceite de oliva salteamos a fuego medio la zanahoria y la cebolla durante unos 5 minutos. Después añadimos la quinoa, sofreímos unos dos minutos, añadimos el agua y llevamos a ebullición.

Cuando rompa el hervor reducimos el fuego y cocinamos a fuego lento hasta que veamos que la quinoa esté tierna. Después retiramos la mezcla a un recipiente grande y la extendemos bien para que se enfríe antes.

Antes de servirla añadimos el resto de ingredientes, lo mezclamos bien todo y aliñamos al gusto con zumo de limón, aceite de oliva o lo que prefiramos.

Chili sin carne

Para hacer esta receta de chili vegano me he basado en la receta tradicional del chili y en otras tantas de las que hay por Internet. En esta versión he decidido incluir el seitán, pero puedes utilizar soja texturizada, al igual que puedes no incluir nada de esto. De cualquier manera resulta un plato delicioso, enérgico e ideal para los días fríos de invierno 🙂

CHILI

Ingredientes para unas dos personas

  • 250 g frijoles cocidos y escurridos
  • granos de maíz
  • 1 cebolla morada grande
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 pimiento verde
  • seitán o soja texturizada (opcional)
  • salsa de tomate
  • aceite de oliva
  • pimienta negra
  • comino
  • sal
  • agua
  • queso vegano rallado (opcional)
  • cebollino (opcional)
  • nachos (opcional)

Preparación

En primer lugar, debemos cocer los frijoles si no los hemos comprado ya cocidos. Para ello deberemos dejarlos una noche en remojo y a la mañana siguiente cocerlos. Los escurrimos y reservamos.

Pelamos la cebolla (a mí me gusta más morada) y la cortamos en trozos que no sean muy pequeños pero tampoco demasiado grandes. También cortamos las mitades de pimiento en trozos pequeños. A continuación sofreímos en aceite de oliva a fuego medio-bajo la cebolla y el pimiento. Cuando ambos estén algo blandos añadimos los frijoles, el seitán (si es soja habrá debido estar en remojo) el maíz, las especias y la sal y la salsa de tomate. Integramos todos los ingredientes bien y añadimos agua. Dejamos cocinar a fuego medio y apagamos cuando veamos que se ha reducido el caldo, quedando una sopa más o menos espesa.

Finalmente podemos decorar nuestro plato con cebollino, queso vegano rallado y unos nachos veganos. También podemos acompañar con guacamole.