Panecillos de remolacha

IMG_20130809_181100

Ingredientes

  • 500g de harina de fuerza
  • 2 remolachas cocidas y trituradas
  • 300 ml de agua
  • 25 g de levadura fresca de panadería
  • 1 cucharadita y media de sal
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • una pizca de pimienta negra
  • 50 g de margarina a temperatura ambiente

Elaboración

1. Mezclamos en un bol grande la harina, la levadura, el azúcar, la sal y la pimienta, removiendo bien para que los ingredientes queden integrados.

2. Añadimos la remolacha y el agua y mezclamos. Añadimos la margarina y volvemos a  mezclar.

3. Preparamos la superficie, engrasándola lo suficiente como para que no se pegue la masa cuando estemos trabajándola. También nos engrasamos las manos con aceite de oliva.

4. Amasamos unos 10 minutos, hasta que veamos que la masa queda elástica.

5. Preparamos un bol enharinado donde dejamos reposar la bola de masa tapada con un paño. La dejaremos reposar como mínimo dos horas.

6. Tras pasar el tiempo suficiente, veremos que la masa ha triplicado su tamaño. Es entonces cuando la sacamos del bol y la colocamos en una superficie engrasada para aplastarla con cuidado y así desgasificarla.

7. Ahora ya sólo nos queda dividir la masa en las porciones que queramos. Mientras el horno se precalienta a 200 º C dejamos reposar las porciones 15-30 minutos. Pasado este tiempo, horneamos los panecitos unos 15 minutos.

8. Dejamos enfriar, preparamos al gusto ¡y a comer!

Más cosas…

Esta receta la he descubierto gracias a esta web de recetas. Como veréis, no es una página vegetariana, pero tiene varias recetas chulas que creo que se podrían veganizar con buen resultado. He hecho variaciones en las cantidades empleadas, así como sustituir la mantequilla por margarina (que por cierto, si podéis conseguirla no hidrogenada, pues mucho mejor. Yo he utilizado Pure Sunflower).

Con estas cantidades han salido unos 16 panecillos de tamaño pequeño-mediano.

Esta vez no he triturado demasiado la remolacha, por lo que la masa resultante era grumosa y el pan ha quedado con trocitos y con un color rosa poco intenso. Si quieres que tus panecillos queden con un color rosa intenso procura triturar bien la remolacha o añadir más. Si compras la remolacha cocida, aprovecha también el caldo que viene dentro del envase.

Para decorar los panecillos, antes de hornearlos puedes colocar semillas encima de ellos (de sésamo, pipas de calabaza, etc.) o, como recomienda la autora de ese blog, colocando una plantilla sobre cada pan y espolvoreando harina con un colador.

Anuncios