Seitán con tomate y pimiento

Pues esta receta se podría decir que es una adaptación vegana de una tapa típica española, la “magra con tomate”, que por lo visto varía dependiendo de la región (pimiento sí o no, romero sí o no, y todas esas cosas). Naturalmente, aquí utilizamos el adorable seitán XD y digo adorable ahora, porque igual que con el tofu, ha sido una historia en la que he pasado del odio al amor más profundo (de momento).

Ingredientes:

  • Seitán
  • 1 cebolla picada
  • Tomate triturado
  • Pimiento rojo y verde troceado
  • Un chorrito de vino blanco
  • Aceite de oliva
  • Sal, pimienta, azúcar

Preparación:

En primer lugar debemos trocear el seitán. Después, colocamos en una sartén un poco de aceite de oliva y doramos el seitán troceado. Retiramos y reservamos.

En esta misma sartén freímos la cebolla picada y añadimos el pimiento troceado (añadiremos algo más de aceite si vemos que es necesario).

Volvemos a echar a la sartén el seitán que habíamos apartado antes, ahora junto con la cebolla y el pimiento, y añadimos el chorrito de vino. Dejamos reducir.

A continuación añadimos el tomate triturado y una pizca de azúcar; tapamos, ponemos a fuego lento, y dejamos que se vaya haciendo hasta que el tomate esté frito.

Servimos caliente.

Seitán con tomate¡Fritanga al poder!

Anuncios

Esferificación con agar agar y aceite

La esferificación es una técnica culinaria patentada en 1946 y dada a conocer por la alta cocina, sobre todo a partir de la década de los 90 en la que la “gastronomía molecular” se volvió más popular de la mano de cocineros como Ferrán Adrià. Esta técnica consiste en encapsular sabores  en una especie de esfera gelatinosa (pero no es gelatina, al menos con esta técnica, ya que no se emplea gelatina ni ningún producto de origen animal). Los sabores que normalmente se encapsulan son líquidos: vinos, licores, zumos de frutas y verduras, etc.

La técnica más conocida para esferificar es la aplicación de un espesante, el alginato sódico, junto con el cloruro cálcico en unas proporciones determinadas de manera que se pueda producir este encapsulado. Estos productos se pueden adquirir online, en tiendas de cocina bastante especializadas… Pero hay otro método más sencillo para esferificar en el que el ingrediente más “raro” que necesitarás será el alga agar agar  (lo pongo entre comillas porque hoy en día el agar agar se encuentra en casi cualquier lado). Esta forma hacer esferificaciones la conocí gracias a este blog.

¿Qué necesito?

  • Una jeringa.
  • 100 ml de zumo de frutas
  • 300 ml de aceite a temperatura ambiente.
  • 50 ml de agua.
  • 2 gr de agar agar en polvo.

*Si tienes el agar agar en rama, te recomiendo que antes lo tritures con un molinillo o similar. Es más fácil que se disuelva cuando está hecho polvo o en trocitos pequeños.

¿Qué tengo que hacer?

1. Disuelve el agar agar en el zumo y lleva a ebullición. Deja hervir un minuto aproximadamente y retira.

2. Coloca el aceite en un recipiente. Éste habrá de ser más o menos mediano, pues si es demasiado pequeño las esferas se unirán. Si utilizas uno grande, ten en cuenta que quizás necesites más aceite de manera que las esferas queden cubiertas.

3. Llena la jeringa con el zumo y ve goteando sobre el aceite. Espera a que cuajen las esferas (en una media hora ya estarán lo suficientemente cuajadas como para que no se deshagan).

IMG_20130705_164420

De esta manera podemos encapsular cualquier  líquido (zumo, té, café, etc.) y decorar nuestros platos 🙂

Choripán argentino


Image

Ingredientes para un choripán argentino vegano:

  • pan.
  • chorizo vegano.
  • salsa chimichurri (hecha en casa o comprada).

Ingredientes y elaboración del chorizo vegano (receta original de CreatiVegan)
Con esta cantidad salen varios chorizos medianos (se pueden congelar).

  • 100 g de gluten de trigo.
  • 50 g de tofu duro.
  • 3 cucharadas de soja texturizada fina.
  • 2 cucharadas de salsa de soja.
  • 1 cucharada de pan rallado.
  • 1/2 de pimienta negra.
  • 3 cdtas. de pimentón dulce.
  • 1 cucharadita de pimentón ahumado.
  • 1 cucharadita de ajo en polvo.

En un bol se mezcla el tofu con la soja texturizada, el pan rallado, el gluten, la pimienta, el pimentón (dulce y ahumado), el ajo y la salsa de soja. Poner el horno a precalentar (180ºC). Agregar agua poco a poco hasta que la masa quede manejable y dar forma alargada. Se enrolla en papel de aluminio apretando bien los extremos. Meter al horno durante unos 20 minutos.

Ingredientes y elaboración de la salsa chimichurri (La receta es del libro The Healthy Voyager’s Global Kitchende Carolyn Scott-Hamilton, aunque ella no añade vinagre).

  • 1/2 taza (30 g) de perejil fresco picado.
  • 1/2 taza (8 g) de cilantro fresco picado.
  • 1 cucharada (4 g) de orégano seco.
  • el zumo de un limón.
  • 6 dientes de ajo picados.
  • 3/4 taza (180 ml) de aceite de oliva.
  • 1 cucharada (7 g) de pimentón (algo menos si es picante).
  • 1/4 de pimiento rojo picado.
  • 5 cucharadas de vinagre de vino.
  • Sal al gusto.

Añadir los ingredientes en una batidora y procesar hasta que la textura quede con una consistencia tipo pesto. Si nos queda muy espesa y la preferimos más líquida, podemos añadir agua hasta que quede la consistencia deseada.

Preparamos el choripán argentino: ponemos uno de los chorizos en una sartén con un chorrito de aceite durante unos dos minutos, lo sacamos y lo untamos con salsa chimichurri, colocamos en el pan ¡y a comer! 🙂

 

Panecillos de remolacha

IMG_20130809_181100

Ingredientes

  • 500g de harina de fuerza
  • 2 remolachas cocidas y trituradas
  • 300 ml de agua
  • 25 g de levadura fresca de panadería
  • 1 cucharadita y media de sal
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • una pizca de pimienta negra
  • 50 g de margarina a temperatura ambiente

Elaboración

1. Mezclamos en un bol grande la harina, la levadura, el azúcar, la sal y la pimienta, removiendo bien para que los ingredientes queden integrados.

2. Añadimos la remolacha y el agua y mezclamos. Añadimos la margarina y volvemos a  mezclar.

3. Preparamos la superficie, engrasándola lo suficiente como para que no se pegue la masa cuando estemos trabajándola. También nos engrasamos las manos con aceite de oliva.

4. Amasamos unos 10 minutos, hasta que veamos que la masa queda elástica.

5. Preparamos un bol enharinado donde dejamos reposar la bola de masa tapada con un paño. La dejaremos reposar como mínimo dos horas.

6. Tras pasar el tiempo suficiente, veremos que la masa ha triplicado su tamaño. Es entonces cuando la sacamos del bol y la colocamos en una superficie engrasada para aplastarla con cuidado y así desgasificarla.

7. Ahora ya sólo nos queda dividir la masa en las porciones que queramos. Mientras el horno se precalienta a 200 º C dejamos reposar las porciones 15-30 minutos. Pasado este tiempo, horneamos los panecitos unos 15 minutos.

8. Dejamos enfriar, preparamos al gusto ¡y a comer!

Más cosas…

Esta receta la he descubierto gracias a esta web de recetas. Como veréis, no es una página vegetariana, pero tiene varias recetas chulas que creo que se podrían veganizar con buen resultado. He hecho variaciones en las cantidades empleadas, así como sustituir la mantequilla por margarina (que por cierto, si podéis conseguirla no hidrogenada, pues mucho mejor. Yo he utilizado Pure Sunflower).

Con estas cantidades han salido unos 16 panecillos de tamaño pequeño-mediano.

Esta vez no he triturado demasiado la remolacha, por lo que la masa resultante era grumosa y el pan ha quedado con trocitos y con un color rosa poco intenso. Si quieres que tus panecillos queden con un color rosa intenso procura triturar bien la remolacha o añadir más. Si compras la remolacha cocida, aprovecha también el caldo que viene dentro del envase.

Para decorar los panecillos, antes de hornearlos puedes colocar semillas encima de ellos (de sésamo, pipas de calabaza, etc.) o, como recomienda la autora de ese blog, colocando una plantilla sobre cada pan y espolvoreando harina con un colador.