East & West Burger

Tiempo sin pasar por mi querido blog… ¡ya era hora de publicar algo nuevo!

Agradecimientos a stardixa por su colaboración en la realización de las fotos de esta receta especial.

Si queréis conocer más recetas de hamburguesas veganas, os recomiendo esta entrada de la web Gastronomía Vegana. En ella encontraréis recetas muy sencillas y ricas además de consejos útiles para elaborarlas.

 

1r

Ingredientes para una hamburguesa

  • 6 cdas de soja texturizada fina
  • 6 cdas de salsa de soja
  • 1/2 vaso de harina de trigo
  • 1/2 vaso de agua
  • Especias y hierbas, a elección. Por ejemplo: 1/2 cdta de pimentón de la Vera ahumado, 1 cdta de ajo en polvo, 1 cdta de cebolla en polvo, 1 cdta de romero, 1 cdta de tomillo, 1/2 cdta de pimienta negra.

Preparación

Echa en un bol las 6 cucharadas de soja texturizada fina (no necesita estar previamente en remojo). Después añade la mezcla de especias y hierbas, las 6 cucharadas de salsa de soja, el ½ vaso de harina y el ½ vaso de agua. Remueve y comienza a amasar y a dar forma con la mano a la hamburguesa, pudiéndote ayudar con un molde para hamburguesas. Asegúrate de que la masa sea homogénea (si es demasiado húmeda puedes añadir más cantidad de algún ingrediente seco, y si es demasiado seca añade más agua).

Deja reposar esta masa unos 10 minutos, y después comienza a dar forma a la hamburguesa, aplastándola poco a poco hasta conseguir la forma deseada (evitando aplastar demasiado fuerte como para llegar a romperla) y que quede compacta.

Consérvala en el congelador durante una hora aproximadamente para que la forma de la hamburguesa se asiente por completo. Si la dejas varias horas, antes de cocinarla, sácala un rato antes del congelador. Cubre el fondo de una cacerola con aceite para freírla a fuego medio, unos 4-6 minutos por cada lado, vigilando que no se queme.

Cuando esté dorada y hecha por ambos lados, retírala del fuego y acompáñala con los otros ingredientes.

 

4r6r5r7r

Ingredientes utilizados para acompañar la hamburguesa

  • Panecillo tipo bagel
  • Mayonesa vegana
  • Lechuga, col lombarda
  • Tomate
  • Salsa teriyaki
  • Cebolla morada
  • Piña (previamente cocinada a la plancha durante unos minutos y después al grill)
  • Pimientos (rojo, verde…), cortados a tiras y salteados
  • Cebolleta
  • Patatas paja, para “decorar” y acompañar

Cortamos el panecillo bagel en dos mitades. En la parte inferior untamos mayonesa, y colocamos encima la lechuga y/o col troceadas. Después colocamos un par de rodajas de tomate, y encima de éstas colocamos la hamburguesa, que llevará encima un poco de salsa teriyaki. Luego colocamos dos rodajas de piña (que previamente habrán estado unos minutos a la plancha y pasadas por el grill), y después añadimos cebolla morada cruda y unas tiras de pimiento (previamente salteadas). Colocamos la parte superior del panecillo con mayonesa untada y un poco de cebolleta cortada. Finalmente, colocamos unas cuantas patatas paja en el panecillo, y así “coronamos” nuestra hamburguesa. Acompañamos con más patatas, salsa y lo que queramos. Enjoy!

 

3r   2r

Anuncios

DIY: haciendo un recetario

Llevaba un buen tiempo pensando qué podría hacer con una maletita de cartón que he tenido guardada durante mucho tiempo, esperando a que llegara una buena idea a mi cabeza. Pensando y pensando, el otro día se me ocurrió hacer algo y así sacarle provecho: ¡un recetario!

Es un recetario bastante pequeño en el que la división de recetas se basa simplemente en separar lo dulce y salado. No es una clasificación digamos muy… exhaustiva. Pero a mí por ahora me resulta suficiente para tener mis recetas favoritas algo organizadas y no amontonadas de manera caótica. Pero cuanto más grande sea vuestra maleta-caja, más espacio tendréis para organizarlas como más os guste u os sea útil 🙂

Como veréis más adelante, he decidido incluir también algunas fotos instantáneas de las recetas que hice con una cámara de mi hermana, y así darle un toque alegre al recetario…

IMG_5139

Instax mini 8 & vegan cupcakes

 

En este tutorial explicaré cómo y con qué materiales he hecho este recetario. Que no os asuste lo larga que pueda parecer la explicación, todo es bastante sencillo aunque a veces le de demasiadas vueltas a lo mismo para explicarlo.

Así que si os gusta el resultado y acumular recetas como a mí, animaos y hacedlo 🙂

¡Comenzamos!

¿Qué materiales son necesarios?

  • Maleta o caja de cartón. Cualquier caja nos puede servir como recetario, no tiene por qué ser necesariamente una caja tipo maleta como esta o que tenga cierre. Sobre todo, depende de lo que más te guste a ti y de si lo vas a utilizar mucho o poco. Podéis encontrar maletas de cartón similares en muchas tiendas de manualidades y bellas artes.
  • Fotos instantáneas o impresas, dibujos... podríamos decir que son la alegría del recetario, así que cuantas más tengas ¡mejor! Fotos de los platos que sueles cocinar a lo largo de la semana (para organizar por ejemplo un menú semanal con las fotos), fotos de tus platos favoritos, fotos en las que aparezcas engullendo con avaricia tus mejores platos… 😀 Y si te gusta o se te da bien dibujar, también puedes hacer dibujos de tus platos.
  • Dos cajitas pequeñas de cartón que quepan bien dentro de nuestra maleta. Estas dos cajas más pequeñas serán los compartimentos que contendrán las recetas escritas. En mi caso una cajita es para las recetas saladas y otra para las dulces. Puedes reutilizar envases o cajas que ya no utilices.
  • Pintura acrílica de los colores que quieras, para pintar tu maleta. Aunque si lo prefieres, también puedes emplear otras técnicas en lugar de pintar (el decoupage, por ejemplo), o combinar varias. En definitiva, aportar tu toque personal.
  • Cartulinas de diferentes colores para hacer tarjetas y escribir en ellas tus recetas. Estas tarjetas tendrán que ajustarse a las medidas de las dos cajitas.
  • Tijeras, pegamento y regla (si tienes tijeras con formas también las puedes utilizar para dar diferentes formas al papel).
  • Velcro adhesivo para hacer el cierre de las cajitas donde van las recetas y, además, para unir las cajitas a la maleta. Así podrás quitarlas y ponerlas cuando quieras.
  • Pinzas pequeñas para colgar las fotos, dibujos, etc. de nuestros manjares más preciados.
  • Cuerda y cinta de raso, ya que en la cuerda irán colgadas las fotos, y la cinta nos servirá para hacer el cierre de las cajitas donde irán guardadas nuestras recetas. Esto impedirá que al mover nuestra maleta se salgan las tarjetas de los compartimentos.
  • Bolígrafos y rotuladores de varios colores para escribir las recetas y decorar nuestro recetario en general.
  • Papel scrapbook/decorado, pegatinas y todo aquello que pueda servir para decorar el recetario a tu gusto.

¡Imaginación al poder!

cosis instax

 Materiales que nos servirán para hacer nuestro recetario

¿Cómo hacerlo?

¡En cinco pasos!

 

1) Poniendo a punto nuestra maleta-recetario

El primer paso para comenzar a elaborar nuestro recetario es medir las cajas: tanto la maleta (que contendrá todo) como las dos cajas pequeñas en las que estarán guardadas las recetas.

Mi maleta cerrada mide 22,9 cm de alto y 28,1 cm de ancho.
Mis dos cajitas pequeñas son iguales, y sin tapa cada una de ellas mide 12,6 cm de ancho y 5,2 cm de alto (las puedes ver en las siguientes fotos).

IMG_4925

Las cajitas no han de ser necesariamente iguales; eso es cosa vuestra. 🙂 Lo importante es tener en cuenta todas las medidas para no meter la pata.

Después de atender a estos detalles, podemos comenzar a pintar nuestra maleta. Yo he optado por pintar el exterior con pintura acrílica de color azul claro y el interior de color rosa claro (en mi caso mezclando pintura acrílica fucsia y blanca). De momento el exterior de la maleta lo dejaremos así, y al final ya decoraremos más a fondo.

01

2

2) Compartimentos de recetas

El siguiente paso es preparar los dos compartimentos donde irán las recetas, y para eso necesitamos las dos cajitas (sin las tapas). Estas dos cajas que hacen de compartimentos van a ir sujetas a la maleta con velcro. De esta manera, si alguna vez queremos cambiar la estructura del recetario, nos será más fácil hacerlo.IMG_4993

Teniendo en cuenta las medidas de vuestras cajas pequeñas (en mi caso, como dije antes, cada una tiene 12,6 cm de ancho y 5,2 cm de alto.), lo primero que tendréis que hacer es organizar los materiales necesarios y medirlos para preparar uno de los compartimentos (luego tendréis que repetir el mismo procedimiento con la otra cajita). Aunque la explicación pueda parecer liosa, es sencillo y espero que las imágenes os ayuden a comprender el proceso:

1) Primero cortamos un trozo de cinta de raso (en mi caso 20 cm de largo aproximadamente), y en uno de los extremos de la cinta pegamos un trozo de velcro, el que tenga tacto suave (unos 3 cm de largo y 2 cm de ancho).

2) Luego colocamos el otro trozo de velcro (la cara que pincha) en la parte frontal de nuestra cajita, justo en el centro de ésta.

3) Ahora pegamos el otro extremo de la cinta por debajo de la caja, y ya está hecho nuestro broche de la cajita. Sobre el broche puedes pegar una figura de DM para decorar (yo he puesto una en forma de tetera y otro en forma de cupcake/muffin/magdalena XD).

4) Finalmente, para sujetar la cajita a la maleta utilizamos también velcro.  Cortamos dos tiras de velcro, una suave y otra del que pincha, cada una de unos 6,5 cm. Pegamos la tira de velcro con tacto suave en el centro de la parte inferior de la cajita, donde había quedado pegado uno de los extremos de la cinta. A continuación, cogemos el trozo de velcro que pincha y lo enganchamos al suave. Quitamos el papel protector, dejando al aire la parte adhesiva, y colocamos la cajita en la maleta. Presionamos fuerte y a continuación estiramos hacia arriba. La tira del velcro “que pincha” se habrá quedado pegada a la superficie de la maleta.

5) Ahora repetimos de nuevo el mismo procedimiento con la otra caja-compartimento de recetas.


IMG_4995

IMG_4996

IMG_4997

Podéis aprovechar una de las tapas de las cajitas (o las dos si queréis) para guardar las fotos, dibujos, etc. De igual manera que con las cajitas, podéis hacer un broche con la cinta y el velcro para que no se salgan las fotos cuando muevas el recetario.

IMG_5084

3) Tarjetas de recetas

Una vez que ya tenemos nuestros compartimentos hechos, podemos ir escribiendo nuestras recetas favoritas en unas tarjetas realizadas con cartulinas. Podemos emplear colores distintos a modo de identificación (rosa: postres, verde: ensaladas, rojo: sopas, azul: bebidas, etc.) dependiendo de como queramos dividir nuestro recetario. Antes de realizar estas tarjetas deberás tener en cuenta que éstas han de ajustarse a las medidas de los compartimentos. Yo he decidido que las tarjetas tengan aproximadamente 12 cm de ancho y 6 cm de alto. Eso sí, al ser tarjetas más bien pequeñas como en mi caso, los pasos a seguir en cada receta tienen que estar explicados sin muchos rodeos.

Si lo deseáis, podéis grapar una pequeña solapa a cada una de las tarjetas en la que esté escrito el nombre de la receta, para así encontrar más rápido la receta que estáis buscando. Esta pequeña solapa puede tener unos 4 cm de ancho como máximo (para no que no tropiece con la cinta rosa que hace de cierre de cada compartimento).

IMG_5091

4) Haciendo el rinconcito de las fotos

Ahora se trata de colgar nuestras fotos o dibujos de las recetas en el interior de la tapa de la maleta-caja. Para ello sólo necesitáis cuerda, pinzas pequeñas, cartón o cartulina y por supuesto, fotos o dibujos. La cuerda la engancharemos a la superficie de la siguiente manera:

1) Pegamos con celo cada uno de los extremos de la cuerda (en torno a los 20 cm de longitud) en un trocito de cartón ondulado que hemos recortado con formas diversas (flor y corazón).

2) Pegamos con cola o pegamento el cartón en la superficie de la maleta.

IMG_5093IMG_5095

 

 

 

 

 

 

 

3) Et voilà ! Ya sólo nos queda colgar nuestras fotos 😀 ¡y decorar todo lo que queramos!

IMG_5102

Podemos colgar fotos de los platos a modo de menú semanal, fotos de nuestros platos favoritos…

IMG_5126

El interior del recetario

5) Últimos retoques

Y el último paso es decorar el exterior de nuestro recetario con más detalle. Como veréis, yo no he puesto muchas cosas… un título y unas cosillas dibujadas.

IMG_5133

IMG_5153

Y ya tenemos un recetario que es “la pera bananera” 🙂

Cuscús con verduras

Después de un tiempecillo sin poner recetas, vuelvo con…

¡El cuscús!

El plato favorito de Lisa Simpson 😛  (Fuente: nohomers.net)

Esta receta de cuscús es, por así decir, bastante flexible, ya que se pueden combinar las verduras y especias que uno quiera y, en definitiva, añadir lo que a uno le parezca más apetecible o lo que tenga más a mano (si por ejemplo tienes medio pimiento en la nevera muerto del asco y no sabes qué hacer con él, este es un plato ideal XD). Y se podría servir frío tipo ensalada tabbouleh o caliente como en mi caso (a mí me resulta más sabroso así).

1p

Ingredientes (para dos raciones aprox.)

Tiempo total de elaboración, aprox.: 50 min

  • 1 vaso de sémola de trigo
  • 3 tomates maduros para rallar
  • 2 cdas aceite de oliva
  • 100 g de garbanzos
  • 1 zanahoria
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 patata pequeña
  • 1/2 cebolla
  • 1/2 diente de ajo
  • seitán troceado (opcional)
  • caldo vegetal
  • 1/2 cdta rasa de cúrcuma
  • 1/2 cdta rasa de jengibre en polvo
  • sal o salsa de soja (opcional)

Elaboración

En primer lugar comenzamos a cortar todas las verduras para tenerlas preparadas. La patata, la zanahoria y el pimiento los cortaremos en trozos cuanto más pequeños mejor, y también poco gruesos, para que se cocinen más rápido. La cebolla y el ajo se picarán muy fino.

Mientras acabamos de cortar las verduras, podemos ir poniendo a calentar el aceite en una sartén (que sea más bien grande). Cuando esté caliente vamos echando las verduras, y las dejaremos sofreír varios minutos a fuego medio, vigilando y removiendo para que no se peguen. Primero se echarán las más duras, las que tardan más en hacerse; en este orden: primero patata y zanahoria, después pimiento y cebolla.

A los dos minutos o así podemos añadir el ajo picado (importante que no se queme, porque si no te amargará el plato y a ti también :(). Y a continuación incorporamos el seitán (en caso de que se utilice) y dejamos que se vaya dorando. También echamos los garbanzos y los tomates que previamente habremos pelado y rallado. Removemos y añadimos la cúrcuma y el jengibre (y una pizca de sal o un chorrito de salsa de soja, si se quiere).

Finalmente, añadimos el caldo vegetal (si se usa pastilla, añadir previamente el agua que corresponda) en la sartén y, cuando hierva, añadimos la sémola y dejamos que se cocine hasta que se reduzca el caldo (unos 30 minutos aproximadamente). ¡Listo! ^^’

Bon appétit!

2p

Seitán con tomate y pimiento

Pues esta receta se podría decir que es una adaptación vegana de una tapa típica española, la “magra con tomate”, que por lo visto varía dependiendo de la región (pimiento sí o no, romero sí o no, y todas esas cosas). Naturalmente, aquí utilizamos el adorable seitán XD y digo adorable ahora, porque igual que con el tofu, ha sido una historia en la que he pasado del odio al amor más profundo (de momento).

Ingredientes:

  • Seitán
  • 1 cebolla picada
  • Tomate triturado
  • Pimiento rojo y verde troceado
  • Un chorrito de vino blanco
  • Aceite de oliva
  • Sal, pimienta, azúcar

Preparación:

En primer lugar debemos trocear el seitán. Después, colocamos en una sartén un poco de aceite de oliva y doramos el seitán troceado. Retiramos y reservamos.

En esta misma sartén freímos la cebolla picada y añadimos el pimiento troceado (añadiremos algo más de aceite si vemos que es necesario).

Volvemos a echar a la sartén el seitán que habíamos apartado antes, ahora junto con la cebolla y el pimiento, y añadimos el chorrito de vino. Dejamos reducir.

A continuación añadimos el tomate triturado y una pizca de azúcar; tapamos, ponemos a fuego lento, y dejamos que se vaya haciendo hasta que el tomate esté frito.

Servimos caliente.

Seitán con tomate¡Fritanga al poder!

Espinacas con garbanzos y tomate

Ingredientes:

  • Un manojo de espinacas
  • Garbanzos
  • Tomates pelados y troceados
  • Ajo picado
  • Cebolla
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta + especias que uno desee
  • Pimiento rojo o verde

Preparación:

En primer lugar lavamos las espinacas y las ponemos a hervir en agua con un poquito de sal. Mientras, ponemos a hervir también los garbanzos que habrán estado en remojo durante toda la noche. (Lo anterior no se aplica si los garbanzos y/o espinacas son de bote…)

Ponemos aceite de oliva en una sartén y sofreímos el ajo picado, la cebolla y el pimiento (aunque yo en esta receta no lo suelo utilizar y me parece igual de rica). A continuación añadimos los tomates previamente pelados y troceados, y después echamos las espinacas y los garbanzos. Cuando esté todo, salpimentamos y, si queremos, añadimos las especias que nos gusten (pimentón dulce, comino…); tapamos la sartén y ponemos a fuego lento. Cuando veamos que se ha consumido el caldo retiramos del fuego y servimos.

Esta receta la descubrí gracias al blog El delantal verde. Un must para los amantes de los garbanzos.

 

Garbanzos con espinacas y tomate

 

Gratinado andaluz

Una receta muy fácil del libro El nuevo libro de la cocina natural de Blanca Herp.

IMG_2333

Ingredientes para dos raciones

  • 1 taza de lentejas rojas
  • 3 tomates
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla
  • 1/2 calabacín
  • 1 pimiento verde
  • 2 champiñones
  • almendras crudas y peladas, al gusto
  • 1 cucharada de semillas de sésamo (opcional)
  • aceitunas negras, al gusto
  • queso vegano
  • orégano
  • sal
  • pimienta
  • aceite de oliva

Preparación

Lo primero que tenemos que hacer es cocer las lentejas en el doble de volumen de agua hasta que estén tiernas. Colamos y reservamos.

Después preparamos las verduras. Limpiamos, pelamos y cortamos todas las verduras (excepto el tomate) en trozos más o menos grandes. A continuación las sofreímos todas menos el tomate durante unos 10 minutos en una sartén con aceite de oliva, un poco de sal, pimienta y las almendras peladas y troceadas.

En una cazuela apta para horno disponemos un fondo de lentejas cocidas y las cubrimos con la verdura sofrita.

Ponemos a calentar el horno a 180ºC y mientras tanto trituramos los tomates, los mezclamos con un poco de aceite de oliva y con las semillas de sésamo (si queremos). Disponemos esta mezcla sobre la verdura y añadimos por encima el queso vegano rallado o a trocitos, las aceitunas negras y el orégano. Lo llevamos al horno durante unos 20 minutos. Se retira y se sirve.

IMG_2332